Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compártelo
X
bebé leche de vaca

¿Un bebé debe tomar leche de vaca?

 

No se recomienda consumir leche de vaca en el primer año de vida, ya que esto puede causar problemas en la salud del bebé. Conoce qué leche se recomienda para cada etapa de su desarrollo.

Lunes, Julio 1, 2019 - 15:57

Si eres mamá, seguramente te has preguntado si tu bebé ya está listo para consumir leche de vaca líquida. La respuesta es NO.

No se recomienda que un bebé consuma leche de vaca para adultos especialmente durante el primer año de vida.

Te contamos porqué:

  1. La leche de vaca es deficiente en muchos de los nutrientes claves para el desarrollo del bebé: No aporta suficiente vitamina E, hierro, ácidos grasos esenciales, entre otros.
  2. Muchos de sus nutrientes no son tan ¨biodisponibles¨, especialmente en hierro. Es decir, el hierro de la leche de vaca no se absorbe en las cantidades suficientes como la leche materna o la fórmula infantil.
  3. El organismo del bebé se le dificulta el absorber y digerir el tipo de proteína que contiene la leche de vaca para adultos.
  4. Es más difícil que un bebé digiera de manera correcta la grasa de la leche de vaca.

 

¿Qué leche si se recomiendan?

Leche Materna

Durante los 6 primeros meses de vida la lactancia materna, es el alimento ideal para alimentar a un bebé y el que hará que esté adecuadamente nutrido e hidratado, pues contiene nutrientes y componentes bioactivos que ayudarán al óptimo crecimiento y salud de tu bebé especialmente en los primeros meses de vida.

 

Extracción de leche materna: Banco de leche

Muchas madres trabajan, tienen tareas en su día a día que no les permite estar las 24 horas con su bebé o simplemente la quieren mezclar con otros alimentos iniciando la alimentación complementaria, por lo que una opción para estas madres es crear su banco de leche materna para que alguien más pueda alimentar al bebé en su ausencia.

Fórmula infantil

Cuando la lactancia materna no es posible, la fórmula infantil es el único sustituto adecuado de la leche materna y su recomendación debe de venir de tu doctor de cabecera, pues ellos son los expertos en entender la composición de nutrientes y compuestos funcionales que contiene cada fórmula y cuál debería de ser la adecuada para tu bebé especialmente en su primer año de vida.

La alimentación con fórmula infantil varía dependiendo de la etapa del bebé. 

 

Se recomienda estas cantidades de lácteos al día para niños:

Primer año de edad:

  • Leche Materna: A libre demanda.
  • Para la fórmula infantil seguir las especificaciones de preparación del fabricante de fórmula.
    • Durante el primer mes, el bebé consume entre 2 a 4 onzas cada dos a cuatro horas (durante el día y la noche).
    • Después del primer mes hasta los 4 meses, ingieren entre 4 y 6 onzas cada cuatro horas. 

1 a 3 años de edad: 2 tazas (480 ml) aproximadamente

4 a 8 años de edad: 2½ tazas (600 ml) aproximadamente

 

Sin embargo, tu doctor debe de ser el que te de las instrucciones de la cantidad y frecuencia dependiendo de sus necesidades y etapa.

 

Leches especiales para bebés a partir del primer año

A partir del primer año cumplido el bebé puede seguir con Leche Materna o con leches de crecimiento que están especialmente diseñadas para cada etapa del desarrollo y están fortificadas con nutrientes y compuestos bioactivos (prebióticos, probióticos, HMOs, etc) que ayudan a cubrir los requerimientos aumentados de nutrientes del niño a partir del año.

Ejemplo de estas leches especiales para cada etapa son:

Fórmula de crecimiento que apoya a la salud digestiva por su combinación de proteína optimizada, Probiótico L Confortis y componentes bioactivos que ayudan a balancear la microbiota intestinal del pequeño y le caen bien a su pancita.

Fórmula que ayuda a disminuir malestares como estreñimiento, cólico y diarrea, ya que tiene ciertos prebióticos y probióticos específicos para la correcta digestión.

 Ayuda a entrenar y fortalecer su sistema inmune, pues tiene proteínas de fácil digestión llamadas  A2, probióticos específicos pro-inmunidad y componentes bioactivos que ayudan a protegerlo

Leche de crecimiento que protege su sistema inmune, digestivo y respiratorio por su contenido en probiótico L.Reuteri, fibras prebióticas y vitaminas y minerales que contribuyen a sus defensas.

Leche de fácil digestión por ser deslactosada, con nutrientes que apoyan su sistema inmunológico.

 

Leer más

Únete a Baby and Me

Con un sólo clic podrás disfrutar increíbles beneficios, ¡conócelos!

¡Regístrate!

Contenido Relacionado
Buscar

¿Aún no encuentras
lo que estás buscando?

Prueba nuestra nueva herramienta de búsqueda inteligente. ¡Siempre tendremos algo para ti!