MyFeed Personalized Content
Embarazo
Article
Add this post to favorites

¿Qué puedo comer durante el embarazo?

Qué alimentos puedes y qué alimentos no durante el embarazo

3minutos lectura Ene 22, 2016

En ningún momento de nuestra vida es tan importante lo que comemos como en los primeros 1000 días de la vida de tu bebé, que comprende desde el embarazo hasta los dos años, ya que tu bienestar y el de tu bebé dependen directamente de la forma en como tú te nutres.

 

La alimentación no solo influye en el crecimiento y desarrollo del bebé, sino que también favorece una ganancia de peso adecuada, el buen término de tu embarazo, así como el parto y tu recuperación.


Durante el embarazo te recomendamos comer porciones pequeñas de alimento y que tengas al menos tres comidas principales y dos colaciones: una a media mañana y otra en la tarde. Además de prevenir las náuseas y el vómito, esto mantiene los niveles adecuados de glucosa en sangre y evita que hagas comidas muy abundantes que provocan que te sientas incómoda. Cuida que los siguientes alimentos estén presentes en tu dieta para que tu alimentación sea equilibrada durante el embarazo, también que sea completa, variada y suficiente.

 

¿Qué sí puedes comer?

  • Alimentos de origen animal, los cuales aportan proteínas de alto valor biológico: carne de res, cordero, ternera, pollo y pescado. Elige cortes magros y sin piel. Los mariscos y el huevo debes comerlos cocinados, nunca crudos.
  • Alimentos con proteína vegetal, como las leguminosas: frijol, lenteja, haba y garbanzo; contienen fibra y dan energía, además de que si los mezclas con cereales, como arroz y maíz, su calidad mejora. Las oleaginosas, como almendras, cacahuate, nuez y pepita, contienen proteína y aceites buenos.
  • Lácteos como la leche y el yogurt tienen proteína de buena calidad y además son una excelente fuente de calcio; prefiere los descremados y los quesos frescos, como panela, oaxaca, cottage y mozarella.
  • Frutas y verduras, fuentes muy importantes de vitaminas, minerales y fibra. Elige consumir de todos los colores, cómelos de preferencia cruda y bien desinfectada. Procura que sean frescos, incluye alimentos que aporten vitamina C, como kiwi, guayaba, fresa y frutos rojos, melón, piña, papaya, uva, etcétera. Come todos los días una fruta o verdura de hoja verde, como espinaca, lechuga, acelga, brócoli, espárrago, y una amarilla o roja, como chabacano, durazno, zanahoria, jitomate, cereza y ciruela. Las frutas deshidratadas, fáciles de llevar, son una buena colación, ya que son ricas en minerales y fibra; una porción equivale a dos cucharadas de pasitas, arándanos, ciruelas pasa, orejones de chabacano, etcétera, que puedes combinar con almendras y nueces para calmar el hambre cuando andas en la calle.
  • Prefiere cereales integrales, ya que estos te aportan energía de larga duración. Incluye pan, tortilla, arroz, amaranto, maíz y pastas integrales.

 

¿Qué no debes comer?

Debes evitar alimentos que tengan grasa, azúcar y sal en exceso, como dulces refinados, mieles y jarabes; cereales y harinas refinadas, productos de pastelería industrializada, embutidos, aderezos comerciales, alimentos enlatados, todos estos tienen poco o ningún valor nutritivo.

 

A la hora de comer, sigue tu instinto y escucha tu cuerpo. Recuerda que lo más importante es que procures nutrirte de todo aquello que te llena de amor y alegría, ya que estar embarazada y cuidar de tu bebé es un momento que debes disfrutar y recordar por siempre.