Feed icon
Articulo

Los 5 errores más comunes en la Alimentación Complementaria

¡Conócelos para no cometerlos!

3minutos
lectura Jul 30, 2018

Existen muchas recomendaciones para empezar la Alimentación Complementaria, sin embargo no es tan común que se difunda información sobre las fallas más frecuentes a la hora de iniciar la ingesta de sólidos. A continuación, te compartimos los errores más comunes:

1. Añadir sal o azúcar

Evita agregar sal o azúcar a sus alimentos durante sus primeros meses de Alimentación Complementaria, pues tu bebé recién está conociéndolos; permítele descubrir el sabor natural de cada uno, de esta manera podrá decidir lo que le gusta y lo que no. 

Con el tiempo podrás agregar un poco de cada uno e incluso condimentos que ayuden a darle mejor sabor a las comidas.

2. Obligarlo a comer o terminarse las porciones

Este es uno de los errores más comunes; lo primero que debes tomar en cuenta es que su estómago es muy pequeño por lo que podría no terminarse las porciones. Por otro lado, tu bebé está aprendiendo hábitos, obligarlo podría crear en él malas experiencias y por ende, mala relación con la comida. 

Para resolverlo puedes valerte de la densidad nutrimental de los alimentos, es decir, elegir los que le aporten mayor cantidad de vitaminas y minerales, en porciones pequeñas, como el cereal infantil fortificado.

3. Ofrecerle alimentos inapropiados para su edad

Existen alimentos con agentes alergénicos que tu bebé no debe consumir hasta después de cumplir un año de edad y esté autorizado por tu profesional de la salud, pues podrían desencadenar alergias alimenticias, estos son:

  • Leche entera
  • Huevo
  • Chocolate
  • Miel de abeja
  • Nueces
  • Cacahuates
  • Cítricos

4. Ofrecer alimentos que aportan más calorías de las que necesita

En este punto interviene la programación metabólica, que es el proceso en que tu bebé aprende los hábitos alimenticios que podría mantener hasta su vida adulta. En este periodo es importante que consuma una cantidad saludable y acorde con su edad, de: sal, azúcar, hidratos de carbono y proteínas, pues el exceso podría provocar obesidad y sobrepeso en el futuro.

5. Pensar que un alimento no le gustó, luego de probarlo por primera vez.

Tu bebé está conociendo nuevos sabores, texturas y consistencias, por lo que es normal que haga gestos y parezca que un alimento le desagradó; sin embargo, necesitarás ofrecerlo hasta ocho o diez veces antes de determinar que no le gusta. Puedes probar diferentes formas de preparar el mismo alimento para ver si lo recibe mejor. 

Recuerda que lo ideal es sentarlo en una silla especial para bebés, apagar la televisión, retirar juguetes o cualquier distractor, para que se enfoque únicamente en los alimentos. Aunque sea muy pequeño, puedes sentarlo a la mesa con el resto de la familia pues esto le ayuda a desarrollar sus habilidades sociales y reforzar los lazos afectivos.

Recuerda que los cuidados y alimentación que reciba durante los primeros 1000 días, pueden hacer la diferencia en su futuro. Si quieres saber más sobre la alimentación y cuidados que necesita tu bebé en esta etapa, regístrate y conoce más.