Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compártelo
X
Dar dulce como premio a tu hija

¿Cómo saber si el premio o castigo en la comida para niños es adecuado?

 

Conoce lo que puede pasar al usar los alimentos como premio o castigo en los hábitos de alimentación de tus hijos.

Martes, Octubre 20, 2020 - 16:45

Usar el premio y el castigo en la comida para niños afecta los hábitos alimenticios de tus hijos. Conoce las razones.

Hace algunos años estábamos acostumbrados a que nuestros papás, dependiendo si comíamos bien o no, usaran como premio o castigo ciertos alimentos como los dulces, los postres y los alimentos no necesariamente saludables.

 

“Si te acabas toda la comida de tu plato, te daré helado”, “si comes más verduras, podrás comerte esas papitas fritas”, frases como esas eran tan comunes y los premios tan llamativos que como niños con tal de llegar al helado o premio, hacíamos lo que fuera necesario.

 

Sin embargo, hoy en día sabemos que todas estas ideas de premios y castigos a la hora de comer no son beneficiosas. NO hay que usar la comida de esta forma, ni condicionar las golosinas para cuando quede “limpio” el plato.

 

¿Por qué no debemos hacerlo?

La respuesta es muy sencilla. Usar la comida como recompensa o castigo evita que los niños aprendan hábitos alimenticios saludables, además de que les estamos enseñando a no escuchar su cuerpo.

 

Es decir, es una estrategia que podrá funcionarte a corto plazo pero a la larga podrá tener consecuencias en los hábitos de tu pequeño.

 

Y esto pasa por dos razones:

 

  1. Enseñamos a los niños a ubicar un alimento no tan sano - como los dulces o postres- como algo positivo y de regalo, y los alimentos saludables -como las verduras- como algo negativo al “castigarlo'' haciendo que sí o sí lo coman. Por lo que inconscientemente el niño ubicará lo ¨no-sano¨ como regalo y lo ¨sano¨ como castigo.

 

Ofrecer frecuentemente dulces, helados, papas fritas, refrescos, etcétera, fomenta que los niños consuman en exceso alimentos con alto contenido de azúcar, grasa y llenos de ¨calorías vacías¨. Además, les estamos enseñando a satanizar o sobrevalorar este tipo de productos.

 

  1. El otro punto es que los niños tienen una capacidad natural para regular su mecanismo de hambre-saciedad en la alimentación, para decir ya no quiero, porque están realmente satisfechos o ya comieron lo que su cuerpo les pide. Sin embargo, cuando los obligamos a comer más de lo que quieren o necesitan, estamos diciéndoles que no “escuchen” su cuerpo y coman en exceso.

 

Así que la respuesta a la pregunta: ¿Cómo saber si el premio o castigo en la comida es adecuado? Es simplemente: NO LO HAGAMOS.

 

Recordemos que usar los alimentos ricos en azúcares o calorías hará que los niños le den más valor a esos productos que a la comida real.

 

Aquí te damos algunos tips:

 

  • Evitemos enviarles un mensaje equivocado sobre la comida, así como a relacionar su estado de ánimo con la alimentación.

 

  • Mejor, intentemos mostrarles con nuestro propio ejemplo a disfrutar de todo tipo de alimentos, comer hasta que estemos satisfechos sin obligarnos a “terminar el plato”, y aprendamos a servir porciones adecuadas.

 

  • En caso de que queramos usar algún alimento como ¨regalo¨ busquemos que sean alimentos o productos saludables o que aporten una cantidad adecuada de los nutrientes que requieren para sus respectivas edades. Diciendo algo así ¨Comiste muy bien, ahora podrás comerte tus ricas fresas con plátano¨

 

  • Existirán momentos en donde tu hijo estará muy inquieto y no querrá comer bien, aquí debemos de, a través de otras estrategias, establecer horarios y que se siente a comer, y podremos hacer uso de estas frases ¨La sopa de verduras tiene espinacas que son buenísimas para darte fuerza, para que seas el niño grande y fuerte¨ Es decir, ponerle algún atributo o poder a algún ingrediente o alimento sano.

 

  • Preparemos de diferentes formas las verduras, proteínas y frutas para animarlos a que prueben de todo. Aprendamos a respetar cuando ellos digan que no quieren comer más.

 

  • Por último, hagamos del momento del desayuno, comida o cena algo agradable y relajado, donde todos disfrutemos nuestros alimentos y platiquemos de lo que ha pasado en nuestro día.  Así como evitar distracciones como el celular o la televisión a la hora de comer.

 

  • Para esos momentos en los que te sientas insegura de que tu pequeño esté consumiendo todos los nutrientes necesario, las leches de crecimiento como NAN 3, NIDO Kinder, NAN Confort Total 3, son muy buenas opciones para ayudarlos a que  cubran sus requerimientos nutrimentales.

 

¿Por qué no usar los premios y castigos en las comidas para niños?

 

Esto nos ayudará a fomentar hábitos saludables no sólo en la alimentación, sino en todas nuestras experiencias

Leer más

What to remember

  • El castigo o premio en la alimentación no se aconseja.

  • Pues hará que inconscientemente el niño ubique lo ¨no-sano¨ como regalo y lo ¨sano¨ como castigo.

  • Y que no regule adecuadamente su mecanismo de apetito-saciedad en su alimentación.

Únete a Baby and Me

Con un sólo clic podrás disfrutar increíbles beneficios, ¡conócelos!

¡Regístrate!

Contenido Relacionado
Buscar

¿Aún no encuentras
lo que estás buscando?

Prueba nuestra nueva herramienta de búsqueda inteligente. ¡Siempre tendremos algo para ti!