Feed icon
Articulo

Diferencias entre parto natural y cesárea

Conoce las implicaciones de cada alternativa

5minutos
lectura May 28, 2019

¡Qué emoción, cada vez está más cerca el momento en que conocerás a tu bebé! Por eso, te daremos un listado de las características de cada procedimiento para que, en conjunto con tu médico, puedas tomar una decisión informada y de                 acuerdo con tu caso en particular.

¿Cómo se lleva a cabo cada uno?

Parto natural
Cuando la madre comienza la labor de parto, ésta ocurre en tres fases clave:

•    La primera fase comienza con contracciones uterinas que van aumentando en intensidad y frecuencia hasta que el cuello uterino se dilata unos 10 cm de diámetro.
Duración: 8 a 24 horas aprox.

•    La segunda fase es una etapa activa, en la que el bebé comienza a empujarse hacia abajo hasta el momento de la coronación, que es cuando la cabecita del bebé se hace visible. En algunos casos, la madre requiere una episiotomía o corte vaginal para facilitar la salida del bebé. Existen varios pujos maternos.
Duración: 30 a 60 min aprox.

•    Finalmente, la tercera fase es cuando la madre expulsa la placenta, que es el órgano encargado de suministrar el alimento y oxígeno al bebé durante el embarazo. Adicional se corta el cordón umbilical para poder separar al bebé de la madre.
Duración: 5 a 20 min aprox.

•    Se pone cierta cantidad de anestesia para que la madre tenga menos dolor y a la vez pueda pujar cuando el bebé nace; normalmente se inyecta la “epidural”, pues bloquea el dolor en la parte baja del cuerpo sin disminuir el ritmo del parto. Los dolores de cada madre varían en las contracciones, pero para la mayoría pueden ser dolorosas sin la aplicación de la anestesia.  Por lo que la respiración y la relajación serán fundamentales.

Parto por cesárea
La cesárea es una cirugía que se programa para el nacimiento de un bebé y como tal, es un procedimiento que debe ser recomendado exclusivamente por un profesional de la salud. 
Consiste en una incisión quirúrgica en el abdomen, la cual se hace arriba del pubis, traspasando de seis a siete capas de piel, luego se abre el útero, se extrae líquido amniótico y finalmente al bebé.

Razones para realizar cada procedimiento

Parto natural
Cuando la madre y el bebé han tenido una evolución correcta del embarazo, la salud de ambos es óptima y el trabajo de parto no presenta complicaciones, los profesionales de la salud normalmente recomiendan esta alternativa de alumbramiento ya que el cuerpo de la mujer hará lo necesario desde el punto de vista hormonal y mecánico para que el bebé nazca; además la recuperación es más rápida y menos invasiva. Estudios mencionan que las ventajas del parto natural podrían ser: 

•    Generación de hormonas como oxitocina, prolactina y endorfinas.
•    Una mejor recuperación de la madre.
•    No se generan cicatrices de por vida.
•    Es más fácil la respiración neonatal. 
•    Las primeras bacterias que envuelven al bebé son de la madre apoyando la microbiota del bebé, y no las del médico u hospital.
•    También se han visto beneficios con la lactancia, pues el bebé es dado a la madre de manera más pronta que en una cesárea, despertando a las hormonas que estimulan el apego al pecho.

Parto por cesárea
Existen ocasiones en que una cesárea es necesaria para proteger la salud de la madre y del bebé. Algunas de las situaciones más comunes son: 

•    Problemas de salud de la madre.
•    Un embarazo multiple.
•    Cuando el tamaño o la posición del bebé dificulta el trabajo de parto.
•    Cuando la salud del bebé está en peligro.
•    Cuando el trabajo de parto no avanza como debería.
•    Cuando la madre quiere evitar riesgos de lesiones en el periné. 
•    Cuando la madre ha tenido por cesárea su primer hijo y va a dar a luz al segundo en menos de un año.

Es importante mencionar que, aunque esta operación es relativamente segura, normalmente más rápida y menos dolorosa, es una cirugía mayor que implica riesgos y un período de recuperación más prolongado que el parto vía vaginal, por este motivo debe ser recomendada únicamente por un profesional de la salud. Además, vale la pena aclarar que normalmente el corte de una segunda cesárea se hace en el mismo lugar de la primera.

Cuidados posteriores de cada uno

Parto natural
Cada trabajo de parto es único y diferente entre sí. En ocasiones un trabajo de parto termina en cuestión de horas, mientras que en otras será más tardado y pondrá a prueba la fortaleza de la madre. Por lo general, en un parto sin complicaciones, la madre y el recién nacido podrán ir a la sala de recuperación una hora después del alumbramiento. La rehabilitación de ella durará siete días aproximadamente y si durante el parto se recurrió a una episiotomía, deberá seguir las recomendaciones que el médico indique para evitar que los puntos de la herida se infecten. 

Cesárea
Después de una cesárea, es común que la madre permanezca en el hospital durante dos a tres días, en los que se vigilará su presión arterial, frecuencia cardíaca, cantidad de sangrado vaginal, que su útero vuelva a su tamaño, así como la herida abdominal. El bebé también estará en observación para verificar el buen funcionamiento de sus pulmones y corazón.
Después de ser dada de alta, la madre tardará aproximadamente mes y medio para que cicatrice su herida, por lo que deberá seguir los cuidados que el profesional de la salud le señale para evitar el riesgo de infección intraabdominal. 

Como verás, ninguno de los dos procedimientos es mejor que el otro, simplemente son para casos diferentes y varían de acuerdo con la circunstancia, la situación de la madre y lo que el médico recomiende. Es importante que está decisión se tome con el profesional de la salud.

Si quieres recibir más información sobre embarazo y cómo cuidar a tu bebé, regístrate y sé parte de nuestra comunidad.