Feed icon
Articulo

¡Impulsa su desarrollo con ayuda de un masaje!

Además de apapacharlo, le ayudarás a despertar sus sentidos.

2minutos
lectura Jun 26, 2018

Existen diversos motivos por los que podrías considerar masajear a tu bebé, desde darle un momento de relajación y apapacho, ayudarlo a conciliar mejor el sueño, hasta mejorar su tránsito intestinal, ¿pero sabías que al hacerlo también estás reforzando tu relación afectiva con él?

El contacto físico es muy importante para un bebé, pues le brinda la tranquilidad y seguridad que necesita. No debes perder de vista que ha pasado muchas semanas dentro de ti, por lo que es normal que quiera ser cargado; al sentirte cerca, sin duda estará calmado.

Además, le ayudará a desarrollar su motricidad y su coordinación muscular, pues además de frotar sus extremidades para relajar sus músculos, puedes ir moviendo las articulaciones de su cadera, brazos, hombros, codos, rodillas, tobillos, manos y pies. 

El sentido del tacto también se ve beneficiado, pues la piel tiene terminaciones nerviosas que envían señales al cerebro. De esta manera podrá empezar a ser consciente de su propio cuerpo.

Puedes estimular sus terminaciones nerviosas al frotar su piel con diferentes formas, texturas y temperatura. Algunos objetos como sonajas suaves, pelotitas, esponjas u osos de peluche, pueden ayudarte.

Antes de darle un masaje a tu pequeño, cerciórate de que esté con el ánimo adecuado para ello; de esta manera ayudarás a que se relaje y evitarás que tenga una mala experiencia. 

Ten a la mano todos los elementos necesarios, como aceite, toalla, un cambio de pañal y música tranquila.

Para tener un adecuado desarrollo integral, tu bebé no sólo requiere cuidados de alimentación, nutrición e higiene, también necesita atención emocional para lograr tener un saludable desarrollo social. Regístrate y conoce más sobre la importancia de los primeros 1000 días.