Feed icon
Articulo

Cuánta leche debe de tomar mi bebé por etapa

Aprende todo sobre la leche que un bebé y niño pueden tomar en cada etapa.

10minutos
lectura Jan 26, 2021

Una de las principales preguntas que se hace una mamá es ¿Cuánta leche y cuál debe de tomar mi bebé en sus primeros meses y años?

Aquí te ayudaremos a guiarte en qué tipo de leche se recomienda dar, cuánta, y con qué frecuencia.

 

 

PRIMER AÑO DE VIDA

Durante los 6 primeros meses de vida el estándar de oro en la alimentación del lactante es la leche materna y en caso de no amamantar la OMS(Organización Mundial de la Salud) asegura que "los bebés necesitan un sucedáneo apropiado de la leche materna para lactantes que no puedan ser amamantados¨ , en este caso el único sucedáneo permitido por la OMS es la fórmula infantil.

Dependiendo de la elección que hayas tomado junto con tu profesional de la salud, abajo encontrarás algunos consejos que te guiarán con la alimentación de tu pequeño:

Lactancia

Durante los 6 primeros meses de vida la leche materna es el único alimento que se le debe de dar al bebé y el que hará que esté adecuadamente nutrido e hidratado, pues contiene nutrientes y componentes bioactivos que ayudarán al óptimo crecimiento y salud de tu bebé especialmente en sus primeros meses. Esta debe ser a libre demanda, es decir no existe un límite en la cantidad, los bebés toman el líquido que requieren en el momento que así lo desean.

La producción de leche se regula mediante la demanda del bebé, a más demanda más producción de leche, sin embargo, verás que tu pequeño en los primeros meses estará teniendo tomas con una frecuencia de cada 2 a 4 horas, dependiendo de la semana de nacimiento del bebé, del tamaño de su estómago y de la forma e intensidad de succión que tenga.

Sin embargo, serán momento de mucha demanda para la madre pues el bebé depende mucho de su cuerpo y de la leche que ella le dé, estará lactando mañanas, tardes, noches y madrugadas durante al menos los primeros cuatro meses, pero te aseguramos que esta fase no durará para siempre y lo más importante es que disfrutes este momento con tu pequeño.

La leche materna durante los primeros 6 meses aproximadamente, es lo único que necesitan para tener un crecimiento y desarrollo adecuado, no necesitan ni agua, ni tés, ni sólidos adicionales.

Existen momentos durante los primeros meses llamados ¨Brotes de crecimiento¨ en donde existen situaciones en las que por diversos motivos los bebés parecen no estar satisfechos o incluso parecen estar incómodos mamando, este comportamiento suele causar mucha angustia a las madres, sin embargo es normal y se da por varias causas como picos de crecimiento más acelerados, cambios en la composición de la leche, necesidad de una producción aumentada de leche de la madre, etc.

Banco de leche materna: Leche en biberón

Muchas madres trabajan, tienen tareas en su día a día que no les permite estar las 24 horas con su bebé o simplemente la quieren mezclar con otros alimentos iniciando la alimentación complementaria, por lo que una opción para estas madres es crear su banco de leche materna para que alguien más pueda alimentar al bebé en su ausencia

Aquí te damos los pasos para una correcta higiene y conservación de la misma:

 

Al extraer leche para guardar en un banco casero:

  1. Báñate diario para limpiar bien los senos
  2. Lávate bien las manos.
  3. Usa recipientes previamente lavados con agua y jabón. De preferencia esterilizados.
  4. Extrae la leche materna mediante extracción manual o con un sacaleches.
  5. Cierra bien el envase.
  6. Anota en el envase la fecha y hora de extracción.
  7. Guárdala en el refrigerador, al fondo. En la puerta hay mayor cambio de temperatura al abrir y cerrar.
  8. Una vez fría, la puedes congelar.

 

Si has extraído una gran cantidad, puedes dividirla y congelarla en envases que contengan la cantidad necesaria para una toma (50 y 100cc), así no tendrás que desechar el sobrante (la leche descongelada no se puede volver a congelar).

 

El tiempo de conservación de la leche materna extraída es:

 

  • A temperatura ambiente: 6 horas, menos en época de calor.
  • En el frigorífico: 48 -72 horas a 4ºC.
  • En el congelador: dos semanas.

 

Toma en cuenta que en los cuatro primeros meses, la mayoría de los bebés lactados tomarán entre 1 y 4 onzas de leche materna en un recipiente adecuado para ellos, cada tres horas.

 

Alimentación con fórmula infantil

La recomendación de la fórmula infantil debe de venir del profesional de la salud, pues ellos son los expertos en entender la composición de nutrimentos y compuestos bioactivos que contiene cada fórmula y cuál debería de ser la adecuada para tu bebé.

Existen fórmulas “especiales” para bebés que tienen algún problema de salud como alergia a la proteína de leche de vaca, o problemas digestivos (diarrea, vómito, reflujo), o son intolerantes a algún componente. Y existen fórmulas infantiles para bebés ¨sanos¨, es decir que tienen la composición que necesita un bebé que va creciendo y desarrollándose conforme a los parámetros normales de crecimiento y no tienen ni una enfermedad.

Es por ello que el doctor deberá de ser el ¨calificado¨ para recomendarla y asesorarte en su uso, siempre y cuando la lactancia como primera opción no sea posible.

Etapas:

Como con la lactancia, la alimentación con fórmula infantil varía dependiendo de la etapa del bebé.

Existen 3 diferentes etapas de fórmulas:

    1. Fórmula de inicio o etapa 1: 0 a 6 meses de edad
    2. Fórmula de seguimiento o etapa 2: 6 a 12 meses
    3. Fórmula o leche de crecimiento o etapa 3: a partir del año de edad.
    4. Fórmulas de especialidad: Que van de 0 a 1 año de edad.

Preparación de fórmula:

Es de gran importancia que la preparación de la fórmula se haga de acuerdo a las indicaciones de la marca pues en caso de no hacerlo puede causar malestares digestivos y nutrimentales en el bebé. Es decir, la preparación y la conservación correctas de estas leches reducen el riesgo de que el bebé contraiga alguna enfermedad.

 

Pasos a seguir:

  1. Verifica la fecha de caducidad de la fórmula
  2. Lávate las manos con agua y jabón
  3. Limpia y prepara el biberón

 

La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda:

Al primer uso, esterilizar los biberones, tapas y anillos antes de usarlos. Hervir el biberón y los accesorios en agua durante cinco minutos; o bien,  usar un esterilizador a vapor para microondas o un esterilizador a vapor eléctrico independiente.

Después del primer uso, no es necesario esterilizar el biberón y los accesorios. Lávalos con agua y jabón y deja que se sequen solos. Puedes usar un cepillo para biberón y tetina para limpiar los pliegues. También puedes usar el lavavajillas.

También es importante lavar y enjuagar cuidadosamente, así como secar la parte superior del envase de la leche de fórmula antes de abrirla y las cucharas para mezclar.

Preparación de biberón:

  1. Hierve el agua potable o usa agua embotellada.
  2. Lee las instrucciones que figuran en el envase de la leche de fórmula para saber qué cantidad de agua y de polvo necesita. Recuerda cada marca y etapa tiene una preparación diferente por lo que debes acostumbrarte a leer cada una. Utilizar más o menos polvo del indicado puede ser muy perjudicial para el bebé.
  3. Vierte el agua necesaria en el biberón limpio.
  4. Agrega la cantidad exacta de polvo al agua contenida en el biberón. Hay que echar la cuchara al ras sin presionar. Solo se debe usar la cuchara que viene con el envase, porque cada uno incorporará la cuchara del tamaño específico para esa leche concreta.
  5. Cierra el biberón y mezcla bien los ingredientes agitándolo suavemente.
  6. Enfría/entibia el contenido hasta la temperatura apropiada para alimentar al bebé, asegurándote de que el nivel del agua quede por debajo de la tapa del biberón.
  7. Comprueba la temperatura de la toma vertiendo unas gotas en el interior de la muñeca. La toma debe estar tibia, no caliente.

Según la AAP"es mejor entibiar la fórmula para bebés menores de seis meses porque aún no son capaces de regular bien su temperatura corporal".

¿Por cuánto tiempo sirve la fórmula del biberón después de prepararla?

  • La fórmula preparada debe ser desechada a la hora (1 hora después) de habérsela servido al bebé.
  • La fórmula preparada que no se le ha dado a un bebé puede almacenarse en el refrigerador durante 24 horas para prevenir la contaminación bacteriana.
  • Un envase abierto de fórmula lista para usarse, de fórmula concentrada o fórmula preparada con fórmula concentrada debe sellarse o taparse, refrigerarse y tirarse después de 48 horas si no la ha utilizado. 

Frecuencia:

Durante el primer mes, el bebé consume entre 2 a 4 onzas cada dos a cuatro horas durante el día y la noche. Después del primer mes hasta los 4 meses, ingieren entre 4 y 6 onzas

cada cuatro horas. 

 

Sin embargo tu doctor debe de ser el que te de las instrucciones de la cantidad y frecuencia dependiendo de las necesidades y de la etapa de tu hijo.

 

Es muy importante continuar prestando atención a las señales de hambre y saciedad de tu bebé.

 

A PARTIR DEL PRIMER AÑO

A partir del primer año cumplido el bebé puede seguir con Leche Materna o con leches de crecimiento.

Las leches de crecimiento, están especialmente diseñadas para cada etapa del desarrollo y están fortificadas con nutrientes y compuestos bioactivos (prebióticos, probióticos, HMOs, etc) que ayudan a cubrir los requerimientos aumentados de nutrientes del niño a partir del año.

Ejemplo de estas leches son:

NAN 3 ®  

Fórmula de crecimiento que apoya a la salud digestiva por su combinación de proteína optimizada, Probiótico L Confortis y componentes bioactivos que ayudan a balancear la microbiota intestinal del pequeño y  le caen bien a su pancita.

NAN CONFORT TOTAL

Fórmula que ayuda a disminuir malestares como estreñimiento, cólico y diarrea, ya que tiene ciertos  prebióticos y probióticos específicos para la correcta digestión.

GOOD CARE SUPREME®

Ayuda a  entrenar y fortalecer su sistema inmune, pues tiene proteínas de fácil digestión llamadas  A2, probióticos específicos pro-inmunidad y componentes bioactivos que ayudan a protegerlo

NIDO KINDER®

Leche de crecimiento que protege su sistema inmune, digestivo y respiratorio por su contenido en probiótico L.Reuteri, fibras prebióticas y vitaminas y minerales que contribuyen a sus defensas.

 

 

¿QUÉ LECHES DEBEMOS EVITAR?

  • Leche de vaca para adultos:

La leche de vaca líquida no se recomienda especialmente en el primer año de vida pues las proteínas que tienen son muy ¨grandes¨ y poco digeribles para el sistema aún inmaduro del bebé. Adicional tiene muy poco hierro, mineral de gran importancia para el desarrollo del bebé.

  • Leches de sabor con azúcar añadida:

Evita que tus hijos consuman en los primeros años las leches de sabor como con chocolate, vainilla etc, que contienen azúcar añadida pues, el alto contenido en azúcar de estas bebidas puede causar obesidad en la edad adulta y desencadena hábitos inadecuados de alimentación.

  • Leches vegetales:

Normalmente las leches vegetales no están especialmente diseñadas para bebes y niños y son muy pobres en nutrientes importantes para su desarrollo, como hierro, vitamina A y Zinc.

 

Esperamos te sea útil esta nota. No olvides consultar con tu profesional de la salud cualquier duda que tengas sobre la nutrición de tu pequeño en cada etapa.