Feed icon
Articulo

¿Por qué son comunes los calambres en el embarazo?

Aprende a prevenirlos, cuidando tu salud

2minutos
lectura Apr 10, 2018

El embarazo es una etapa llena de sorpresas donde tu cuerpo y tu vida están en constante cambio; durante estos meses notarás que tu piel luce más radiante y tu cabello está más fuerte, brilloso y saludable. Pero también hay un lado menos agradable donde aparece una de las dolencias que podría arrancarte el sueño.

Los calambres son repentinas contracciones intensas, dolorosas e involuntarias, de un músculo o grupo de músculos, que interfieren con la movilidad. Las mujeres embarazadas y los deportistas suelen ser los más propensos a padecerlos; durante la gestación, las causas más comunes suelen ser: 

  • El rápido aumento de peso producido durante el segundo y tercer trimestre. Al sobrecargar la capacidad muscular a la que tus piernas están acostumbradas se provocan espasmos debido a la nueva presión sobre los músculos y nervios.
  • La deficiencia de minerales como el potasio, calcio o sodio, puede afectar la adecuada contracción y funcionamiento de los tejidos.
  • Una mala hidratación afecta la lubricación de las articulaciones pues interfiere con todo el funcionamiento de tu cuerpo.

Aunque es un problema común y recurrente durante el embarazo, te alegrará saber que existen varias formas de prevenirlos, para ello:

  • Masajea tus pantorrillas o pies antes de dormir (especialmente los días de mayor esfuerzo)
  • Mantente hidratada durante el día
  • Bebe un vaso de agua o leche antes de acostarte
  • Evita estar mucho tiempo en la misma posición
  • Procura no cruzar las piernas o sentarte sobre ellas
  • No uses pantalones o medias muy ajustadas 

Los calambres pueden durar entre uno y diez minutos; si pasas por un episodio de calambres en las piernas o pies, puedes:

  • Mover los dedos del pie en dirección a tu cabeza
  • Masajear la zona para que los músculos se destensen 

Caminar unos minutos después de un calambre, ayudará a que tus músculos se destensen y se vayan relajando. Sin embargo, es importante que acudas con tu profesional de la salud si los calambres aparecen con mayor frecuencia o aumenta su intensidad.

Recuerda que una alimentación equilibrada y un multivitamínico prenatal son elementos clave para que tú y tu bebé estén saludables.