Feed icon
Articulo

Beneficios del ejercicio en el embarazo

Sin miedo, ejercitarte te ayudará a mantenerte saludable en esta etapa.

3minutos lectura Ene 22, 2016

Todos sabemos que el ejercicio es vital para mantenernos sanos durante toda nuestra vida; sin embargo, durante el embarazo es especialmente importante hacer algún tipo de actividad, ya que tanto tú como tu bebé recibirán innumerables beneficios con el  ejercicio en el embarazo.

 

Beneficios de la actividad física en el embarazo

 

  • Refuerza el sistema cardiovascular, llevando oxígeno y nutrimentos a todo nuestro cuerpo, y manteniéndonos sanos y con energía.
  • Ayuda a prepararte para el momento del parto. Ese gran momento requiere de fortaleza física, así que mientras más en forma estés, más energía tendrás; además, tu capacidad para hacer frente al trabajo del parto será mayor.
  • Reduce el estrés y te pone de buen humor. El ejercicio eleva tus niveles de serotonina, que es un químico cerebral relacionado con los estados de ánimo, el cual te mantiene animada y positiva.
  • Reduce las molestias durante embarazo. El ejercicio estira y fortalece tus músculos, disminuyendo fatigas y malestares en el cuerpo relacionados con el embarazo.
  • Ayuda a dormir mejor. Durante el embarazo cargamos más peso, por lo que encontrar una posición cómoda para dormir puede convertirse en todo un reto. Hacer ejercicio te ayudará a descansar profundamente y a tener un sueño reparador.
  • Mejora tu autoimagen. Mantenerte activa durante el embarazo te ayudará a eliminar la retención de líquidos que suele ocurrir en este periodo y hará que te sientas mucho mejor contigo misma. Además, el ejercicio hará que puedas recuperar tu figura después del parto.

Para que tu bebé y tú estén cómodos y saludables, siempre platica con tu médico antes de empezar a ejercitarte.

 

Recomendaciones

 

  • Utiliza ropa holgada y zapatos cómodos. Recuerda usar un sostén adecuado.
  • Toma mucha agua antes, durante y después del ejercicio. Asegúrate de mantenerte hidratada en todo momento.
  • Realiza un calentamiento antes de ejercitarte para evitar así algún tirón muscular, y evita hacer sentadillas y estiramientos profundos para no sobre extender tus ligamentos.
  • Mantente en movimiento, ya que parar súbitamente entre ejercicios, así como levantarte del suelo de golpe, dificultan la correcta irrigación sanguínea, lo que puede causar que te marees.
  • Evita ejercitarte recostada sobre tu espalda el último trimestre; además de ser incómoda, esta posición reduce el flujo sanguíneo hacia el útero.
  • Evita sobrepasarte, baja el ritmo si sientes que te falta el aire y no puedes mantener una conversación fácilmente; si te sientes incómoda o con malestar, detente inmediatamente. Para terminar, tómate un momento para recuperar tu ritmo cardiaco.

Recuerda que todos los cuidados que tengas durante el embarazo le ayudan a tu bebé, y más si lo haces disfrutando y sintiéndote agradecida por todos los beneficios que esto pueda traerles a ambos.