Feed icon
Articulo

Hipertensión en el embarazo, ¿qué es y cómo detectarla?

Conoce todo sobre la hipertensión durante el embarazo.

8minutos
lectura Feb 21, 2019

La hipertensión arterial es una enfermedad cardiovascular, en ocasiones, silenciosa que puede afectar a 1 de cada 10 mamás durante su embarazo. 

¿Qué es la hipertensión gestacional?

También es conocida como presión alta, se presenta cuando los valores que mide el esfigmomanómetro o tensiómetro están fuera del rango 100/80 mm Hg. 


La presión arterial normal es de 100/80 mm Hg, eso significa que 100 mm Hg es la presión más alta que hace la sangre contra nuestra arteria cuando el corazón está bombeando y que 80 mm Hg es la presión más baja, cuando el corazón está en reposo. Si los números no exceden estas cifras no debes preocuparte.


Ahora, si la tensión arterial está igual o por arriba de los 140/90 mmHg, estamos frente a un caso de hipertensión. En casos más avanzados, es hasta de 160/100.

[[{"fid":"102091","view_mode":"default","fields":{"format":"default","field_file_image_alt_text[es][0][value]":"Tensiómetro digital","field_file_image_title_text[und][0][value]":"Tensiómetro digital"},"type":"media","field_deltas":{"1":{"format":"default","field_file_image_alt_text[es][0][value]":"Tensiómetro digital","field_file_image_title_text[und][0][value]":"Tensiómetro digital"}},"attributes":{"alt":"Tensiómetro digital","title":"Tensiómetro digital","class":"media-element file-default","data-delta":"1"}}]]


Hipertensión en el embarazo

Lo anterior vale para el total de la población, sin embargo, cuando estás embarazada hay que tener un cuidado especial pues es una etapa más sensible. Por eso se recomienda medir la tensión arterial a todas las embarazadas de forma mensual durante la segunda mitad del embarazo.


Durante el primer trimestre, el sistema circulatorio se adapta a un mayor volumen de sangre circulando por las venas, por eso la tensión suele bajar ligeramente. Es a partir del cuarto mes que la tensión comienza a aumentar nuevamente, hasta llegar al tercer trimestre con la misma presión que solías tener antes del embarazo.

Durante el embarazo pueden detectarse tres tipos de hipertensión:

  • Hipertensión crónica: es la presión arterial alta que una mamá ya padecía desde antes de su embarazo.
  • Hipertensión gestacional: es la presión arterial alta que surge después de la semana 20 de gestación, generalmente se manifiesta en la semana 37 y no debería exceder los 160/110 mmHg. Por lo general vuelve a la normalidad 6 semanas después del parto. 
  • Preeclampsia: es la presión arterial alta con pérdida de proteínas a través de la orina. Se desarrolla normalmente después de la semana 20 de embarazo y llega a pasarle al 3%-7% de las mujeres embarazadas.

¿Cuáles son sus causas? 

Conoce algunas de las posibles causas de la hipertensión gestacional:

  • Estar embarazada de gemelos, mellizos o trillizos.
  • Ser diabética.
  • Haber tenido preeclampsia en un embarazo anterior.
  • Embarazarse antes de los 17 años o después de los 40.

¿Qué puedes sentir si tienes hipertensión gestacional?

  • Dolor de cabeza insistente.
  • Aumento de peso muy notorio.
  • Palpitaciones.
  • Dolor en el abdomen.
  • Dolor debajo del pecho derecho.
  • Manos hinchadas. 
  • Ver pequeños destellos de luz.

Pero la hipertensión también podría pasar desapercibida; es llamada la enfermedad silenciosa porque muchas veces cuesta detectarla, por eso siempre que vayas a consulta médica deben medírtela y asegurarse que todo va bien.

¿Qué puedes hacer si tienes hipertensión durante el embarazo?

  • Lo primero es acudir con un profesional de la salud para que te realice un diagnóstico de acuerdo a tu caso en particular.
  • Una vez que estás bajo supervisión, lo que recomiendan los profesionales de la salud es aprender a controlar tu presión en casa.
  • Es aconsejable acudir a consulta periódicamente para que el médico te haga pruebas de rutina y descarte complicaciones en el hígado y riñón.
  • Pídele una ecografía para constatar que todo vaya bien allí dentro de tu pancita.
  • Reduce la actividad física y descansa.
  • Reduce el consumo de sal, enlatados, salsas para condimentar y embutidos.
  • Hidrátate muy bien, especialmente con agua simple.
  • Pídele su recomendación sobre multivitamínicos prenatales.
  • Si la presión es más alta de 140/90, es probable que te indique un medicamento o tratamiento adecuado según el caso.

Hay algunos medicamentos que, por sus contraindicaciones, es mejor evitar. Por eso es tan importante que sólo un profesional de la salud te acompañe de cerca en este proceso, así tú y tu bebé estarán tranquilos y podrás disfrutar al máximo esta hermosa etapa de la maternidad.

¿Te gustaría formar parte de nuestra comunidad y recibir más información sobre salud y embarazo? Da clic y regístrate.