Feed icon
Articulo

Mi pequeño de 1 año: alimentación, crecimiento y desarrollo

Cambios que presenta después de 12 meses

4minutos
lectura May 19, 2020

Alimentación

La alimentación es la clave a esta edad, porque a través de ella obtiene nutrientes necesarios para seguir con el crecimiento acelerado y para reforzar sus defensas en este momento que le encanta explorar el mundo.          

 

Debido a que su estómago es más maduro y ha adquirido capacidades a nivel masticación y deglución, ahora tu hijo está listo para integrarse a la alimentación familiar. Sin embargo aún sigue teniendo necesidades especiales por lo que debemos de prestar especial atención a su alimentación.

 

  • Es importante que tenga una dieta variada, es decir, que incluya en cada comida los siguientes grupos de alimentos:
    • Frutas y/o verduras
    • Alimentos de origen animal o leguminosas
    • Cereales

 

  • 5 comidas al día: se deben realizar tres comidas fuertes y dos colaciones al día.
  • Ahora que está en fase de exploración, es importante que consuma alimentos que fortalezcan sus defensas (ricos en probióticos, vitamina A,C, hierro, etc) como la leche Nido Kinder®.
  • Evitar distracciones a la hora de comer.
  • Tratar de crear un ambiente positivo y armónico a la hora de comer.
  • Importante que realices actividades a través del juego o ejercicios de estimulación.

 

 

¿Cuánto debe pesar mi hijo o hija al año?

 

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud, una niña mexicana de 12 meses debe pesar entre 8.5 y 10.6 kilogramos, y medir entre 71.5 y 77.1 centímetros de altura.

 

En el caso de los niños, deben pesar entre 9.1 y 11.3 kilogramos, y medir entre 73.4 y 78.8 centímetros. No obstante, debes recordar que en ello influye la complexión de los padres, por lo que jamás se deben comparar a los pequeños con otros que conozcas (todos los seres humanos tenemos diferentes características, cualidades, gustos y avanzamos de forma distinta).

 

Hablando de desarrollo...

 

Pero, ¿qué viene después? Tal vez ahora verás los cambios físicos y motrices de forma más lenta, pero el desarrollo a nivel intelectual, social y emocional será impresionante.

 

Está dejando de ser un bebé y pronto ganará independencia al caminar, jugar e incluso a la hora de comunicarse.

 

Algunos niños adquieren habilidades antes que otros, algunos lo hacen después, esto depende de cada niño y no significa que esté bien ni mal, sin embargo, hay grandes hitos que la mayoría de los niños alcanzan durante esta etapa que manifiestan un desarrollo correcto.

 

Sus destrezas físicas:

 

  • Si aún no da sus primeros pasos, comenzará a hacerlo muy pronto. Por ahora, le gusta explorar la casa, gatear y ponerse de pie para observar nuevos ángulos.

 

  • Una vez que ya caminé, comenzará a ponerse de puntitas y a jalar juguetes detrás de él.
  • Golpea entre sí cubos o juguetes que logra sostener con ambas manos.
  • Comienza a tomar objetos con sus dedos pulgar e índice (motricidad fina).

 

  • Explora con sus manos distintas texturas, incluso a la hora de la comida.
                                                                                                 

 

En las destrezas sociales:

 

  • Comienza a imitar lo que los demás hacen.
  • Empieza a darse cuenta de sí mismo como un ser independiente de otros, aunque sigue dependiendo de mamá y papá en todos los aspectos.
  • Le gusta estar en compañía de otras personas.
  • Adora observar libros y dibujos, así que es un gran momento para comenzar el hábito de la lectura.
  • Llora cuando mamá o papá se van.
  • Se siente muy orgulloso cuando logra una nueva habilidad, no dejes de festejar con él.

 

 

En su desarrollo cognitivo:

 

  • Comienza a encontrar objetos ocultos. Los juegos de “¿Dónde está mamá?”, de tapar con una cobija un peluche para que él lo encuentre, serán sus favoritos.
  • Sigue órdenes muy sencillas, como “pásame la pelota”, o “toma esto con tus manos”.
  • Comienza a reconocer consecuencias, como las que suceden al tirar un objeto al suelo. Esto lo hará repetidamente y durante mucho tiempo para que tú se lo pases.
  • Repite acciones que le produzcan placer.
  • Le gusta mirar libros y pasar sus páginas.

 

En el desarrollo del lenguaje:

 

  • Dice palabras sencillas como mamá, papá o agua.
  • Dice hola y adiós con la mano.
  • Señala objetos, que además ya reconoce sus nombres.
  • Balbucea entonando como si hablara.
  • Responde a preguntas simples, como: “¿Dónde está tu cabeza?”.

 

Aunque cada niño se desarrolla a ritmos distintos, es importante revisar signos que indiquen retraso en su desarrollo. Esto es algo que debe ser analizado por su pediatra.