Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compártelo
X
¡Ya no come! Crisis en la alimentación y cómo abordarlas

¡Ya no come! Crisis en la alimentación y cómo abordarlas

 

Conoce en qué momentos debes respetar el apetito de tu hijo y en cuáles acudir con un especialista. Y descubre cómo despedirte del picky eater que se apoderó de tu hijo.

Domingo, Agosto 2, 2020 - 02:38

Llega un momento en que los niños muchas veces no quieren comer, ¡ni siquiera su platillo favorito!, y por más que los papás insistamos en darles los alimentos, simplemente nos enfrentamos a un rotundo NO.

 

 

Esto genera mucha preocupación entre los padres, sin embargo, esta crisis de alimentación puede ser normal y pasa especialmente cuando el bebé o niño tiene entre 1 y 3 años.

 

¿A qué se debe esto?

Esto se debe a que el crecimiento del pequeño se desacelera, es decir la tasa de crecimiento que venía teniendo en el primer año ya no es tan alto por lo que el organismo ya no pide tanto de comer como lo pedía antes, por otro lado el niño entra en un momento en donde es mucho más consciente del mundo que lo rodea, por lo que busca interactuar con la gente o el ambiente a su alrededor y su foco no es comerse sus alimentos.

 

 

 

¿Cómo saber si debo preocuparme o no?

Se puede tener la percepción de que los niños no comen lo suficiente o que no tienen hambre, pero si vemos que es un pequeño con energía y que está dentro de los rangos ¨promedio¨ de peso y de estatura  a lo largo de los meses en los diagramas de curvas de crecimiento que el profesional de la salud toma en cada cita, podremos estar muy tranquilos de que está creciendo adecuadamente.

 

Esta etapa que muchas veces se denomina como ¨picky eating¨o niño melindroso, es muy común en los pequeños a partir del 1er año , pero tranquila pues pasará, sin embargo aquí te damos algunos tips para que tu hijo coma mejor y estés más tranquila:

 

¿Qué podemos hacer los papás?

 

  1. Primero tenemos que estar atentos que su crecimiento, es decir su peso y su estatura estén bajo los parámetros normales (y especialmente que no se salgan de los rangos extremos del peso y talla ¨promedios¨) , si es así sólo tenemos que respetar el apetito del niño.

 

 

  1.  Los pequeños tienen bien desarrollado mecanismos de apetito-saciedad, por lo que evitemos obligarlos a comer más de lo que ellos quieren, aprendamos a respetar su decisión sobre los alimentos y de igual manera aprendamos a escuchar las señales de cuando tiene hambre. Ofrezcamos alimentos saludables para asegurar que lo poco que coman tenga los nutrientes que necesitan.

 

 

  1. Evita que tenga distracciones a la hora de la comida. Es importante que se enfoque y aprenda que es el momento de comer y no de estar jugando con tablets o juguetes o viendo televisión.

 

 

  1.  Cuéntales una historia detrás de cada bocado o alimento. Puede ayudar que le digas que alguno tiene superpoderes (y lo hará más fuerte o inteligente) o también podemos contarles cuentos sobre el origen de la comida, es decir, desde que plantan la semilla hasta que crece y la forma en la que llegan a la mesa para comerlos. Incluso, hagamos un huerto en casa para que tengan una mejor idea de lo que pasa.

 

 

  1. Promueve que sea un momento positivo. Que sea un momento en donde no se sienta tensión de la madre por que el niño no come y evitar regaños, pues él sentirá que es un momento negativo y menos querrá comer. Debemos tratar que vea este momento de amabilidad, aprendizaje, y positivo. 

 

Puedes ofrecerles en la mañana cereales fortificados de avena o trigo como los de Gerber o darles un vaso de fórmula o leche que tenga los nutrientes necesarios para su desarrollo como Nan o Nido, dependiendo de la edad de los pequeños.

 

  1. Sé su ejemplo a seguir, si ellos te ven comiendo sano es muy probable que ellos coman lo mismo o poco a poco trate de imitarte comiendo lo que tú comes.

 

  1. Hazle snacks o colaciones saludables y ponlos en la mesa o en un lugar que él pueda ver, seguro al verlos se le antojará y comerá algo. Especialmente si empiezas a hacer los platillos más divertidos.

 

¿Qué tipo de alimentos nos pueden ayudar a evitar deficiencias y promover una nutrición rica en nutrientes?

 

Existen alimentos que nos pueden ayudar a asegurar una adecuada nutrición y evitar deficiencias si tu pequeño está en esta fase de ¨melindroso ¨, pues son ¨densos¨en nutrientes claves en poco volumen:

  • Cereales fortificados Gerber ®

Con dos porciones de cereal al día cubre el 50% del requerimiento de hierro, mineral clave para su óptimo crecimiento y desarrollo cerebral, así como la fortificación de otras vitaminas y minerales claves como Vitamina A y Zinc.

Lo puedes mezclar con leche materna.

  • Leche especialmente diseñada para pequeños a partir de 1 año como NIDO Kinder ® , NAN Confort Total 3 ® ® o NAN 3 ® , contienen varias vitaminas y minerales que el bebé requiere en cada etapa de su crecimiento, así como probióticos que promueven sus defensas y cuidan su pancita.

 

Sin embargo, es muy importante que tu pequeño tenga una alimentación variada es decir que trates de incluir en cada comida un alimento de los 3 grupos de alimentos para asegurar que tenga variedad de nutrientes en su dieta, estos son los  grupos:

  1. Frutas y verduras (manzana, plátano, calabaza, ejotes, etc)
  2. Cereales o granos (como tortilla de maíz, amaranto, trigo, cereal infantil fortificado, etc)
  3. Alimentos de origen animal o leguminosas (como pollo, pescado, carne, huevo, lácteos, frijol, etc)

 

Y que esté comiendo a partir del año como 5 veces al día (3 comidas principales y 2 colaciones) una dieta rica en nutrientes y alimentos de calidad.

 

¿Qué pasa si notamos que nuestros hijos no comen y su curva de crecimiento está en los parámetros bajos o fuera de los límites bajos?

 

Si estás preocupado porque tu hijo o hija  pueda tener problemas de crecimiento, ya sea de peso o de talla, pueden ser  varias las  razones por las cuales puede pasar esto, como:

 

  • Cantidad insuficiente o inadecuada de alimentos

Como por ejemplo darle sustitutos inadecuados como la leche de vaca, tés o caldos en los primeros meses de vida en vez de leche materna o fórmula infantil. No preparar bien la fórmula infantil y diluirla mucho, no dando la cantidad de nutrientes adecuada por toma. O dar una dieta baja en calorias y nutrientes cuando el pequeño ya inicia la alimentación.

  • El niño come poco por alguna enfermedad

Esto se puede deber a ciertas afecciones en la salud como un niño con autismo, prematuro, o enfermedades digestivas como reflujo gastroesofágico, la diarrea crónica, la fibrosis quística, alergia a la proteína de leche de vaca, intolerancias a alimentos o infecciones en donde existe una baja en el apetito o baja absorción de nutrientes en el intestino , entre otras.  

 

Algunos bebés tienen breves periodos donde su peso se estanca o, incluso, bajan de peso, pero tranquila, esto no es raro. No obstante, si no sube de peso durante 3 meses seguidos durante el primer año de vida, es mejor llevarlo con el pediatra, quien utilizará una tabla de crecimiento para marcar el peso, la altura y la circunferencia de la cabeza, para corroborar que todo esté bien.

 

Estos problemas de alimentación pueden generar deficiencias nutricionales, retraso en el crecimiento y problemas en el peso.

 

A veces suele confundirse con el comportamiento de un hijo “picky” o melindroso (que es un comportamiento muy común y suele pasar tras unos meses o 1 a 2 años y normalmente no tiene un impacto en la salud del pequeño) , sin embargo, una forma de identificar este trastorno es que su rendimiento en la escuela sea bajo, tiene poca energía, no sigue la curva de crecimiento normal para su edad o tiene bajo peso.

 

Además, puede estar irritable todo el tiempo y llorar con frecuencia, parece angustiado, tiene problemas para hacer del baño, parece cansado y sin energía.

 

Asimismo, existen otros trastornos de alimentación en los niños como problemas con las texturas o para deglutir, o incluso cuando están enfermos (con gripa) tampoco quieren comer.

 

Si como papás notamos esas características, lo ideal es que lo llevemos con nuestro profesional de la salud para que nos brinde un diagnóstico y tratamiento adecuado.

Leer más

Únete a Baby and Me

Con un sólo clic podrás disfrutar increíbles beneficios, ¡conócelos!

¡Regístrate!

Contenido Relacionado
Buscar

¿Aún no encuentras
lo que estás buscando?

Prueba nuestra nueva herramienta de búsqueda inteligente. ¡Siempre tendremos algo para ti!