MyFeed Personalized Content
1 a 3 años
Article
Add this post to favorites

Proteínas y músculos: ¿Por qué tu hijo las necesita?

¿Por qué el consumo de proteínas afecta el desarrollo de los músculos de tu pequeño?

2minutos lectura Feb 3, 2016

En el cuerpo, las proteínas participan en diversas funciones como la formación, crecimiento y mantenimiento de huesos, músculos, sangre, piel, cabello y órganos. Además de participar en la formación de enzimas y anticuerpos para una buena salud.
 

Existen 22 aminoácidos en la naturaleza, de los cuales el cuerpo humano solo puede producir 13, por lo que debe obtener el resto de los alimentos ricos en proteínas como la leche materna, carne, huevos, leguminosas, semillas y productos lácteos.

Los aminoácidos viajan a través de la sangre para llegar a todos los órganos y tejidos que los necesitan. Una vez que estos entran a los músculos se juntan para formar las proteínas que construirán las fibras musculares. El conjunto de estas forman los músculos que se encuentran en todo el cuerpo de tu bebé, desde las piernas hasta los ojos.

Es por esto que actividades tan simples como caminar, requieren de proteínas para fortalecer los músculos de las piernas para que puedan moverse; por lo que un adecuado consumo de este nutrimento durante la infancia es primordial para asegurar un buen crecimiento y desarrollo.

Necesidades proteicas

El requerimiento diario de proteína en los niños de 1 a 3 años de edad es de 14 gramos al día, mientras que los niños de 4 a 8 años necesitan hasta 20 gramos diarios. Ayuda a tu pequeño a cubrir sus necesidades proteicas incluyendo en su dieta diaria alimentos de:

  • Origen animal que brindan proteínas de alto valor biológico o de alta calidad, ya que contienen los nueve aminoácidos que el cuerpo no puede producir. Se encuentran en la carne, pollo, pescado, huevo y lácteos.
  • Origen vegetal que aunque se consideran como proteínas incompletas, cuando combinas las leguminosas (habas, lentejas, frijoles y garbanzos) con los cereales (tortilla, arroz, pan, pasta, avena, etc.) lograrás formar una proteína de la misma calidad o similar a la de las carnes.

Cuéntanos, ¿cuántas veces a la semana tu pequeño consume proteínas de origen animal?