Feed icon
Articulo

¡Habla conmigo!

Snacks para hablar

7minutos
lectura Oct 13, 2017

Tras meses de arrullos y balbuceos, seguidos de una progresiva comprensión del lenguaje, tu pequeño necesita ampliar su repertorio lingüístico. Pero antes debe aprender a coordinar docenas de músculos vocales y faciales. Una vez que sea capaz de comunicar algo, es muy posible que se enfade si no le entiendes. Para poder articular palabras con claridad, los músculos de rostro, boca y lengua deben estar desarrollados. Afortunadamente, hay formas sencillas de contribuir a ello:
 

Comer para hablar

Los alimentos que requieren una mayor masticación también contribuyen al desarrollo de la musculatura oral. A lo largo del día, ofrécele a tu pequeño snacks saludables como manzana, zanahoria o apio, y así lo ayudarás a poner la mandíbula a trabajar.

Comida para llevar

Ahora que sabemos la importancia de la comida para que tu pequeño desarrolle su capacidad de comunicación, te recomendamos estos fáciles y prácticos snacks:

  • Hummus. La crema de garbanzos es muy densa, por lo que no se ensuciará demasiado, y es rica en folatos, hierro y vitamina B6. A tu pequeño le encantará untar con ella pan de pita o palitos de verduras.
  • Yogur. Los huesos jóvenes necesitan calcio, y el yogur lo proporciona a montones. Usa envases prácticos que puedas llevar contigo y que promuevan que tu pequeño pueda comer solito. Busca yogur sin azúcar y con vitamina D, ya que ayuda a absorber el calcio en sus huesitos.
  • Licuados. Tu pequeño puede ayudarte metiendo la fruta en la licuadora o apretando el botón de encendido. Si congelas el licuado obtendrás un postre frío que le encantará.
  • Queso. Es una proteína ideal para tu pequeño. Corta el queso en cuadritos y podrás llevarlos contigo en un envase de plástico. También puedes ensartarlos en palitos, agregando trozos de frutas.
  • Cereales integrales tipo snacks. Galletitas infantiles adecuadas para su etapa de desarrollo. Cuida que sean integrales y sin azúcar añadida.

Snacks especialmente para ellos

Debemos tener en cuenta que los pequeños tienen necesidades específicas, como la alta cantidad de nutrimentos que necesitan y la limitada capacidad de su estómaguito. Hay que brindarles las opciones adecuadas, con la cantidad correcta de sal, azúcar, grasa y que además promuevan su desarrollo.

Por último, te recomendamos que le enseñes a tu pequeño a tomar buenas decisiones alimentarias, y lo primero es poner el ejemplo: comer en familia y tener al alcance opciones saludables de snacks hará más fácil que podamos fomentar sus buenos hábitos de alimentación.