Feed icon
Articulo

Célula a célula: la historia de un pequeño sano y fuerte

Aprende junto con tu peque con este cuento la importancia de cuidar sus células

3minutos
lectura Dec 27, 2017

Cuando Celia estaba en la panza de mamá, miles de millones de células se juntaron para ponerse a trabajar.

Con el tiempo formaron sus manitas y cada uno de sus dedos.

… Un corazón que latía con fuerza y un par de ojos para descubrir al mundo.

Celia llegó al mundo y las células se quedaron con ella.

Y llegaron hasta los brazos de su mamá y su papá.

La acompañaron y la ayudaron en sus primeras noches… y sus primeros días.

Aprendieron a dormir y soñar.

Juntos dijeron sus primeras palabras.

Sintieron comezón cuando llegó el primer diente.

Y emoción cuando Celia logró dar sus primeros pasos.

Las células han estado con ella, en cada día y en cada momento.

Para ayudarla a crecer más sana y fuerte.

Las células también no sólo cuidan de Celia, ¡también de ti!

Porque tú también tienes miles de millones de células.

Para que las células no dejen de cuidar de ti y de tu cuerpo.

Necesitan de toda tu ayuda.

Una zanahoria, una fresa o una frambuesa.

Algo con pollito, un poquito de puré o limón.

En el desayuno o en el almuerzo…

La comida ayuda a las células a vivir mejor.

Come tres veces al día y no olvides dos veces la colación.

¡Cuida a tus células como ellas cuidan de ti!