Feed icon
Articulo

2 nutrimentos esenciales para cuidar su cerebro y fortalecer sus defensas

Potenciar su desarrollo, ¡es posible!

3minutos
lectura May 16, 2018

La alimentación de tu pequeño es uno de los factores más importantes para su desarrollo, al elegir alimentos que contengan los nutrimentos indicados, puedes: 

  • Proteger su sistema inmunológico 
  • Impulsar su desarrollo cerebral
  • Cuidar su sistema digestivo
  • Ayudarlo a desarrollarse adecuadamente

Uno de los nutrimentos esenciales para lograr esta importante misión es el ácido docosahexaenoico, mejor conocido como DHA. Seguro lo has escuchado, ¿pero sabes qué es? 

El DHA es un ácido graso poli-insaturado que pertenece al grupo de los Omega-3, y es uno de los nutrimentos más importantes para mejorar el desempeño intelectual, pues interviene en el óptimo desarrollo cerebral, además de favorecer la salud visual, pues influye en el buen funcionamiento de las células visuales; por estas razones necesitas elevar tu consumo durante el embarazo y la lactancia, y ofrecerle a tu pequeño alimentos ricos en Omega-3 durante sus primeros años.

Por otro lado, los oligosacáridos que están presentes en el azúcar contenido en la lactosa de la Leche Materna, son nutrimentos primordiales para su salud, éstos son mejor conocidos por HM-O (human milk oligosaccharide).

Los HM-O tienen efectos prebióticos fundamentales para mejorar y mantener la salud digestiva de tu hijo; pues son el alimento que necesitan los probióticos para favorecer la microbiota. En conjunto, prebióticos y probióticos ayudan reducir el índice de diarreas.

Al asegurarte de que la dieta de tu pequeño contenga DHA y HM-O, puedes estar tranquila de que su desarrollo cerebral y su sistema digestivo tiene lo que necesita para mantenerse saludable. Las leches de crecimiento fortificadas contienen ambos nutrimentos en la cantidad y calidad que tu pequeño necesita para su desarrollo. 

No olvides que una adecuada hidratación, la variedad en los alimentos que consume cada día durante sus primeros 1000 días de vida y un poco de ejercicio, pueden hacer la diferencia de por vida.