Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compártelo
X
Rutinas de sueño

Rutinas de sueño por una Sleep Coach

Estableciendo hábitos de sueño

Lunes, Agosto 26, 2019 - 13:21

Cuando tu hijo tiene un buen descanso y una buena calidad de sueño no sólo se refleja en su estado de ánimo al estar de mejor humor, tranquilo, relajado y contento, también tiene una mayor retención de memoria, atención y capacidad para aprender.

Para que todos esos beneficios se logren es importante enseñarle una rutina de sueño desde muy pequeño, lo ideal es que sea desde recién nacido. Porque sólo así evitarás que el momento de ir a dormir se convierta en una lucha eterna o un momento lleno de desesperación y frustración.

 

¿Cómo establecer rutinas de sueño? 

 

1. Establece horarios fijos desde que sales del hospital, para enseñarle a tu bebé hábitos correctos, ya que sólo así crecerá con la habilidad de dormir bien, de acuerdo con Tania Wladislavosky, Sleep Coach.

 

2. El ruido blanco (es una mezcla aleatoria de todas las frecuencias de sonido) será tu mejor aliado, ya que te ayudará a profundizar el sueño del pequeño, gracias a que aísla sonidos externos. Es básico en esos momentos del día en que toda la ciudad se puso de acuerdo para hacer mil ruidos cuando duerme tu bebé. Algunos ejemplos son un ventilador, la secadora para el cabello, etc.

 

3. Envuelve como “taquito” a tu bebé si tiene entre cero y seis meses de edad, esto le ayudará a estar más contenido y sentirá como si estuviera en el vientre de mamá. Sólo cuida que esté respirando bien, es decir, no lo aprietes demasiado.

 

4. Dale un baño muy relajante desde recién nacido hasta que se convierta en niño grande antes de dormir, así su cuerpo sabrá que se preparara para descansar. Si deseas, acompaña el momento con música clásica. 

 

5. Brinda un masaje con crema en todo el cuerpo, así relajarás cada músculo de su cuerpo.

 

6. Evita asociar la comida con la hora de dormir. Este punto excluye al recién nacido y se debe llevar a cabo en los bebés con alimentación complementaria. El hábito de comer para dormir no lo deja tener un descanso por sí solo, porque siempre querrá el vaso de leche o de chocolate antes de dormir y, eso no es lo ideal. 

 

Mide tiempos para que su estómago no esté vacío, pero que no coma minutos antes de dormir. Por ejemplo, después de comer haz alguna actividad relajante con él.

 

7. Acuesta a tu hijo despierto, es decir, no esperes a que esté completamente dormido en tus brazos para acomodarlo en su cama. Mejor, cuando veas que se frota los ojos o bosteza, ponlo sobre la cama para que aprenda a dormir solo, sin ayuda de canciones, cuentos, etc.

 

8. Dale un objeto de seguridad cuando sea mayor de cinco meses, pero es importante que le expliques que ese muñeco de peluche, esa franela o manta le ayudará a dormir. De esta manera se sentirá seguro.

 

9. Cuida la temperatura del cuarto donde duerme tu pequeño; lo ideal es que esté entre 17 y 20 grados centígrados.

 

10. Oscurece la habitación donde descansa tu hijo. No importa el horario en el que duerma, lo importante es que esté oscuro el cuarto para que tenga un descanso adecuado. La oscuridad genera melatonina, la hormona del sueño, y esto ayudará a que se duerma más rápido y no tenga tantos despertares a media noche.

 

11. Apaga las pantallas a partir de las 18 horas, y esto incluye tabletas, celulares y televisión, porque generan mucha estimulación para el niño.

 

12. Lee cuentos entre la toma de leche o durante la cena, así crearás un buen hábito y disfrutarás tiempo con tu hijo.

 

13. Si tu bebé tiene menos de cinco meses, duérmelo tarde como a las 10 u 11 de la noche o en la última toma de leche, debido a que es el horario más largo que tienen y así pueden emparejarse con tus horas de sueño.

 

¡Cuida que tome sus siestas!

Dentro de las rutinas del sueño se encuentran las siestas. Esos momentos del día en los que tu hijo se duerme hasta por hora y media, y cuando despierta… lo hace súper contento y con ganas de aprender mucho.

 

Cuando es recién nacido está bien que coma y duerma, incluso debes cuidar que no tenga más de una hora y media despierto, porque esos momentos le ayudan a tener un mejor desarrollo cognitivo y físico. Pero, ¿cómo hace su cuerpo para dormir tanto?

 

1. El cuerpo de tu hijo segrega melatonina, que es la hormona del sueño y durante el día se presentan “picos” naturales de esta hormona, lo que genera sueño y se convierte en siesta.

2. Aprovecha estos “picos de melatonina” junto con los síntomas del sueño (se arquea, se rasca los ojos, se pone irritable, bosteza, se jala la oreja), para que tu hijo duerma más rápido.

3. Nunca duermas a tu hijo muy cansado ni muy tarde para que “pase más tiempo dormido”; si haces eso, lo único que generas es que se despierte más veces durante la noche y duerma muy mal.

 

Leer más

Únete a Baby and Me

Con un sólo clic podrás disfrutar increíbles beneficios, ¡conócelos!

¡Regístrate!

Contenido Relacionado

¿Aún no encuentras
lo que estás buscando?

Prueba nuestra nueva herramienta de búsqueda inteligente. ¡Siempre tendremos algo para ti!