Feed icon
Articulo

Mi bebé vomita después de tomar leche materna

Descubre qué puede causar el vómito y cómo puedes remediarlo.

2minutos
lectura Feb 3, 2016

Durante los primeros meses de vida es común que los bebés repitan la leche o tengan ligeros vómitos, por lo que debes tomar en cuenta que su sistema digestivo se está adaptando a un nuevo alimento en un ambiente diferente y algunos bebés pueden tardar más en adaptarse.

Cuando tu bebé toma leche materna, pasa por la garganta para dirigirse hacia el esófago y terminar en su estómago, entre estos dos últimos órganos se encuentran unos anillos que se encargan de abrir y cerrar las “puertas” al estómago, una vez que el alimento ha sido ingerido. Estos anillos se llaman esfínteres esofágicos.

En algunos casos, los bebés nacen con muy poca fuerza en estos esfínteres y no logran cerrarse por completo provocando que el pequeño repita y/o vomite la leche que tomó; comúnmente conocido como reflujo. 

Para evitar que tu pequeño vomite después de su alimentación, te recomendamos:

  • Mantenerlo en posición vertical por lo menos media hora después de alimentarlo, para que la gravedad mantenga la leche en su lugar.
  • Evita sobrealimentar a tu pequeño, es mucho mejor darle leche más seguido en pequeñas tomas.
  • Asegúrate que tu bebé no este tenga nada que ejerza presión en su estómago, como pantalones ajustados de la cintura o los cinturones de seguridad de la silla del coche.
  • ¡Ayuda a tu bebé a repetir después de cada toma de leche! El aire que los bebés pueden tragar durante la comida provocan burbujas en su estómago que necesitan ser expulsadas, las cuales abren de nuevo el esfínter provocando la salida de leche contenida en el estómago.

Otra de las causas más comunes de vómito en los bebés son infecciones estomacales o intestinales, causadas por virus, bacterias o parásitos que tuvieron contacto con él y que además pueden presentar síntomas como: diarrea, fiebre, náuseas y dolor abdominal.

La clave está en reconocer el estado general de tu hijo, si lo ves contento, cómodo, crece adecuadamente y no tiene problemas para respirar (causados por el vómito), normalmente se trata de una regurgitación normal del lactante. De lo contrario, si presenta otros síntomas como malestar general, llanto, o vómito constante por más de 1 día, es importante que acudas al médico para que pueda evaluar a tu pequeño y encontrar lo que está causándolo.

Esperamos que esta información sea útil para tu día a día, no olvides contarnos, ¿cuál ha sido hasta ahora tu experiencia con la lactancia?