Feed icon
Articulo

Pezón hundido durante la lactancia

Aprende estrategias para amamantar.

3minutos
lectura Feb 20, 2019

¿Qué es el pezón hundido y por qué se da?

El pezón hundido o invertido es una condición que sucede cuando el pezón, en lugar de proyectarse hacia afuera, se proyecta hacia adentro. Generalmente, esto no indica un problema de salud si los pezones siempre han presentado esta inversión. En estos casos, el pezón hundido se considera una condición benigna de nacimiento; sin embargo, si esta condición aparece espontáneamente, lo más recomendable es acudir con un especialista para tener un diagnóstico más preciso.

¿Qué tratamiento debo seguir?
En realidad, el pezón hundido no constituye un problema a la hora de amamantar, ya que el éxito de la lactancia depende del agarre completo del pecho y no solo del pezón. En general, hay muchos mitos en torno a que el aspecto del pezón determina la capacidad de amamantar pero esta creencia es errónea. De hecho, existen recomendaciones y estrategias que se pueden seguir para lograr un mejor agarre a la hora de amamantar.

Consejos para amamantar cuando tienes el pezón hundido:

1.    Confía en tu capacidad de amamantar
Tranquila, se ha visto que madres que tienen el pezón invertido pueden amamantar, así que no dejes que los comentarios de otras personas te hagan pensar lo contrario.

2.    Cuida el agarre
Al amamantar, se debe tratar de que el bebé abra bien la boca para que con su lengua, pueda succionar desde la areola, y no solo del pezón como comúnmente se cree, y extraer la leche que necesita. Un consejo para hacerlo es estirar un poco el pezón antes de ofrecer el pecho, y mediante una pequeña presión, proyectarlo hacia afuera para ayudar a que el bebé realice bien el agarre.

3.    Evita dar pecho con las mamas congestionadas
Los más recomendable en los casos en que hay una congestión excesiva es extraer la leche con un sacaleches manual o eléctrico antes de ofrecer el pecho para facilitar que el bebé haga el agarre correctamente. Otra opción es dar un masaje inmediatamente antes de amamantar y estimular el pezón con frío, ya que los pezones naturalmente se levantan como reflejo.

4.    Usa pezoneras de silicona delgada
Esta estrategia la recomendamos como última opción, cuando las demás estrategias no han funcionado y solo si estás bajo la supervisión de un profesional de salud, el cual te orientará a utilizarlas de forma correcta y segura. 

Recuerda que la lactancia es un proceso en el cual la paciencia y la práctica juegan un rol fundamental. Te recomendamos consultar todas las dudas que tengas con un especialista de la salud y te invitamos a seguir aprendiendo más sobre esta etapa.

Recibe más información sobre lactancia. ¡Es muy fácil!  Participa y regístrate para ser parte de nuestra comunidad.