Feed icon
Articulo

¿Mi bebé puede dejar la lactancia por sí solo?

Conoce lo que debes tener en cuenta

5minutos
lectura Nov 14, 2017

¿Tu bebé no quiere tomar más Leche Materna?, ¿comenzó a disminuir sus tomas o sólo juega cuando le das pecho? Es probable que quiera dejarlo. Es normal que tu bebé deje de tomar pecho solito antes de que hayas decidido retirar la leche materna. Continúa leyendo para aprender cómo puedes sobrellevarlo y cómo ayudar a tu bebé en el proceso.

Distintas organizaciones mundiales, entre ellas la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomiendan que los bebés sean alimentados exclusivamente con leche materna durante sus primeros seis meses de vida debido a que después de nacer, los bebés no han desarrollado por completo su sistema digestivo y sus órganos no están listos para procesar otro tipo de alimento líquido o sólido que no sea la Leche Materna.

La Leche Materna tiene la composición ideal con las proteínas, vitaminas y anticuerpos que tu bebé necesita durante esta primera etapa de crecimiento. Incluso se adapta a las necesidades específicas de tu bebé, ¡es maravilloso!

Una vez que los bebés cumplen los 6 meses de vida, pueden comenzar a consumir sus primeros alimentos sólidos sin necesidad de interrumpir las tomas de Leche Materna, de hecho, puede mantenerse hasta los 2 años de edad e incluso hay mamás que la prolongan durante más tiempo.

Es posible que cuando comiences con esta etapa de alimentación complementaria, tu bebé no quiera tomar pecho y notes que no completa sus tomas o simplemente rechaza en pecho. No te apures, es normal que los bebés también decidan que ya no quieren tomar pecho, sobre todo cuando han probado nuevos alimentos y están listos para explorar una nueva etapa. Es importante que respetes las señales cuando tu bebé ya no quiere seguir lactando y no obligarlo.

Ahora que tu bebé ha dejado de tomar leche materna, debes asegurarte que se hidrate correctamente. A los 6 meses, al igual que con el agua, tu bebé está listo para tomar jugo en pequeñas cantidades. Debes incorporar, poco a poco, otros líquidos, como agua y jugos, para que tu bebé se hidrate de manera adecuada. Evita las bebidas con alto contenido de azúcar y conservadores.