Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Compártelo
X
Infección intestinal en bebés

Infección intestinal en bebés

(0 comentarios)

¿A qué se deben los principales malestares digestivos?

Martes, Diciembre 10, 2019 - 16:27

Principales causas de las infecciones intestinales en bebés y consejos para solucionarlas

Cuando una infección intestinal afecta la salud de tu bebé, no puedes dejar de preocuparte, por eso es importante saber qué es y cómo tratarla.

 

Aquí te dejamos algunos datos y consejos que te pueden ser de utilidad.

 

¿Qué es una infección intestinal?

 

La infección intestinal sucede cuando el organismo reacciona contra virus, bacterias o parásitos en el organismo, principalmente en el sistema digestivo.

 

  • Virus: Son los más frecuentes en las infecciones, el más común es la gastroenteritis viral, mejor conocida como gripe estomacal, aunque dura pocos días, puede causar deshidratación en los bebés.

Los más frecuentes son el coxsackie, que se presenta más frecuentemente en verano y el Rotavirus y Adenovirus más común en los meses de invierno.

 

  • Bacterias: Hay muchos tipos de bacterias que pueden afectar a los niños, pero las que causan infecciones intestinales con más frecuencia son el E. Coli, la Salmonella, Campylobacter y la Shigella. Estos normalmente se tratan con antibióticos.

 

  • Parásitos: Las infecciones son causadas por dos parásitos principalmente, la giardiasis y la criptosporidiosis. Estos normalmente se tratan con antiparasitarios.

 

Otras causas de malestares intestinales pueden ser:

 

  • Intolerancia a ciertos alimentos (a las proteínas de la leche de vaca o a la lactosa, al gluten, etc.)
  • Por una anomalía del intestino
  • Por una causa metabólica (enfermedad que se produce por un fallo en el proceso de aprovechamiento de los nutrientes)
  • Por un agente dañino o una mala preparación de los biberones u otros alimentos

 

Síntomas

 

Los síntomas más comunes que podrían alertarte sobre una infección intestinal en tu bebé son:

 

  • Síntoma principal es la diarrea
  • Dolores abdominales intensos que provocan el llanto
  • Fiebre
  • Vómitos
  • Náuseas

 

Es necesario saber que en los niños menores de 2 años, el número habitual de evacuaciones diarias puede ser alto (hasta 4) y la consistencia pastosa. Cuando aumenta el número de evacuaciones y disminuye aún más la consistencia (acuosas y sueltas), podemos hablar de diarrea, considerando que estos síntomas persistan durante 24 horas seguidas.

 

La infección intestinal tiene varias causas

 

¿Qué es la gastroenteritis en mi pequeño?

 

La enfermedad más frecuente por una infección del intestino por virus, bacterias o parasitos, después del catarro común y la otitis, es la gastroenteritis, 8 de cada 10 casos es por estas causas.

 

La gastroenteritis es la inflamación aguda de la mucosa del estómago (gastro) y/o de la mucosa del intestino (enteritis) que provoca un aumento de la producción de heces o de la eliminación de agua por el intestino, acompañado en muchas ocasiones de vómitos, fiebre y dolor en el abdomen.

 

Todas las diarreas agudas se caracterizan por menor absorción del agua y alimentos, y por el aumento de la secreción de agua y electrolitos a través de la mucosa intestinal, produciendo una excesiva pérdida de ambos.

 

Siendo estrictos, una gastroenteritis conlleva la presencia de vómitos y diarreas, pero en la mayoría de los casos se generaliza y se le denomina así a la sola presencia de diarrea.

 

¿Cuándo debemos preocuparnos?

 

  • La gastroenteritis se trata y se cura fácilmente en la gran mayoría de los casos
  • El proceso dura entre 2 y 7 días
  • Es un cuadro leve y benigno, que generalmente se puede tratar en casa

 

¿Cómo se hace el diagnóstico?

 

  • El diagnóstico es clínico (por la presencia de vómitos y diarreas)
  • Cuando sospechamos de una gastroenteritis de origen infeccioso se hacen cultivos de heces para bacterias, parásitos o virus.

 

¿Qué puedes hacer si tu bebé presenta una gastroenteritis o diarrea?

 

Si tu bebé tiene menos de 6 meses acudir con tu especialista de la salud.

 

Se ha visto que la Lactancia Materna es lo mejor, pero si el bebé no está lactando, existen fórmulas especiales para estos pequeños que el especialista deberá recetar.

 

Para pequeños de arriba de 1 año de edad:

 

La base del tratamiento son las Soluciones de Rehidratación Oral (SRO) que evitan la deshidratación y acortan la duración de los vómitos y de las diarreas. Las SRO contienen agua, iones (sodio, potasio, cloro) y una fuente de glucosa en proporciones adecuadas para que sean eficaces, ya que estos elementos se conservan intactos en el intestino, aunque esté muy inflamado.

 

Se recomienda mantener la Lactancia Materna durante todo el episodio de diarrea o si el bebé no lacta, existen fórmulas especiales para enfermedades digestivas como NAN®2 Confort total.

 

Los alimentos recomendados son:

 

  • Frutas y verduras en forma de puré o papilla bajos en fibra y cocidas (sin cáscara)
  • Sopas o consomés bajos en grasa
  • Galletas refinadas sin fibra, por ejemplo, galletas María
  • Cereales refinados, es decir, NO integrales, sin grano entero, para su mas fácil absorción, como: papas cocidas, pasta sin sazonar, arroz y pan blancos
  • Agua y/o solución oral

 

Es importante evitar frituras, panes a base de granos integrales, salvados, dulces, chocolates, alimentos altos en grasa, refrescos, leche entera de vaca y evitar condimentar los alimentos.

 

La dieta normal debe recuperarse lo antes posible. Inicialmente se dan los alimentos que se ponen en la tabla (dieta blanda y astringente) y poco a poco se vaya recuperando, se va integrando a la dieta común.

 

Los niños o bebés con gastroenteritis aguda suelen tener muy poco apetito mientras dura la enfermedad. Por ello, los padres deben respetar que coma poco y asegurarse que se hidrate bien.

 

Algunos probióticos acortan la duración de la diarrea en aproximadamente un día y la frecuencia de evacuaciones en 1,6 veces (Por ejemplo, NAN® 2 Confort total contiene probióticos que pueden ayudar al bebé).

 

Los suplementos de Zinc disminuyen significativamente la duración de la diarrea y aumentan la consistencia de las heces.

 

Para tratar una infección intestinal, lo más importante es cuidar y modificar la dieta del bebé, para mantener la nutrición adecuada y prevenir la deshidratación provocada por la diarrea:

 

En caso de infección bacteriana, un especialista de la salud podría recetar antibióticos.

 

Medicamentos como Ibuprofeno o Paracetamol, podrán ser utilizados solo en caso de fiebre y dolores en el cuerpo y bajo prescripción de un especialista en la salud.

 

Los medicamentos para la diarrea o nauseas no son recomendados para los bebés. 

 

Acude con un especialista

 

Consejo: Si durante la lactancia observas que el estomaguito de tu bebé es sensible, consulta con tu especialista de la salud, él podrá aconsejarte sobre la mejor opción para su nutrición.

 

Otros malestares estomacales

 

Otros malestares que se presentan con frecuencia en los pequeños son:

 

  • Cólico lactante

Los pequeños pueden presentar este malestar desde la segunda semana de vida y se debe generalmente a que el pequeño acumula aire al amamantar. Los síntomas son ruido en su intestino, llanto constante e irritabilidad.

Para solucionarlo debes tomar al bebé en tus brazos, acunarlo y darle palmaditas en la espalda o darle masajes en su estomaguito para sacar el aire.

  • Regurgitaciones

La inmadurez del esfínter del bebé es lo que provoca que regurgite expulsando pequeñas cantidades de leche o papilla.

Es una situación que desaparece con el tiempo por sí sola, pero hay que prestar atención mientras se presenta, puedes, por ejemplo, poner a tu bebé en posición vertical un tiempo después de comer.

  • Estreñimiento

Pocas defecaciones o heces muy duras son los síntomas de este padecimiento, que puede suceder cuando se han producido cambios en la alimentación.

 

Existen probióticos como L.Reuteri, prebióticos como los HMOs, o fibras prebióticas que ayudan a disminuir lo síntomas. También puede ayudar masajear su abdomen para ayudarlo.

 

La lactancia ayuda a reducir la presencia de estos malestares, si el bebé no es lactado existen fórmulas especiales para estos síntomas que tu doctor deberá recetarte.

 

Ante los síntomas de cualquier enfermedad o ante cualquier duda, recuerda consultar con un especialista en la salud que pude darte orientación en este u otros temas.

 

Queremos estar en contacto contigo para seguir apoyándote en el desarrollo y nutrición de tu bebé, regístrate aquí.

Leer más

Únete a Baby and Me

Con un sólo clic podrás disfrutar increíbles beneficios, ¡conócelos!

¡Regístrate!

Contenido Relacionado
Comentarios sobre el artículo

Comentarios sobre el artículo

0 comentarios

Buscar

¿Aún no encuentras
lo que estás buscando?

Prueba nuestra nueva herramienta de búsqueda inteligente. ¡Siempre tendremos algo para ti!